Carta de Cuba, la escritura de la libertad

 

 


 

20 de marzo de 2010

RESPUESTA AL SILENCIO
Por José Raúl García, corresponsal de Carta de Cuba
La Habana.- La crítica situación de salud del periodista independiente Juan Carlos Herrera Acosta, condenado a 20 años en la prisión de Holguín, pudiera convertir al disidente en otra de las víctimas fatales que el régimen castrista se niega a poner en libertad. Herrera, prisionero de conciencia del Grupa de los 75, ha perdido mas de 20 kilogramos de peso y presenta un cuadro peligroso de trastornos cardíacos, así como una infección renal e insuficiencia respiratoria que le exige respirar con la ayuda de un balón de oxígeno que no tiene. Herrera Acosta, junto con  Ariel Sigler Amaya, otro preso de conciencia condenado a 20 años por el régimen comunista, pudieran morir en pocas semanas si no reciben asistencia médica especializada. Sigler Amaya, fue trasladado de una prisión de la provincia de Matanzas al hospital del Combinado del Este – un centro penitenciario de máxima seguridad-, donde el preso político ha sido reportado de "extremadamente grave". El médico disidente Oscar Elías Biscet, preso también en el Combinado, ha denunciado que Sigler apenas pesa 75 libras, no puede caminar y respira con dificultad y ha perdido parte de la visión producto de palizas que recibió en la prisión por parte de los carceleros. Juan Carlos Herrera y Sigler Amaya son dos de los 23 presos políticos gravemente enfermos que el sicólogo y periodista Guillermo Fariñas reclama al gobierno de Raúl Castro poner en libertad extrapenal. Reclamo que solo ha tenido el silencio de los castristas.
 
BALSEROS ENCARCELADOS
La Habana.- El grupo de siete jóvenes balseros que recaló frente a la Oficina de Intereses de los EE.UU en junio del 2009, están presos en la cárcel Valle Grande desde hace casi nueve meses, sin que aún les hayan formulado petición fiscal ni celebrado juicio. Los jóvenes balseros comparten el criterio de que son víctimas del castigo de la policía política, porque el caso tomó relevancia al difundirse la noticia por los medios de prensa y televisión internacionales. La salida ilegal se produjo el día 4 de junio, por el litoral de la Habana del Este, en una embarcación rústica que construyeron ellos mismos con madera y poli espuma, para navegar a remo, sin motor. Los siete jóvenes – estudiantes universitarios - son vecinos del municipio Marianao, en La Habana, y declararon que abandonaban la isla para buscar oportunidades en los Estados Unidos. Ninguno de los acusados tenía deudas con la justicia. Según sus testimonios, después de dos días de travesía se deterioraron las condiciones del mar y el temor a ahogarse o naufragar los obligó a regresar a tierras cubanas. Recalaron por el lugar que está frente a la Oficina de Intereses de los Estados Unidos, en el Malecón habanero, donde la prensa internacional pudo reportar el naufragio. Desde entonces Yoel Martínez Lima, Marjoy Díaz Peña, Eligio Campanioni Figueredo, Raudel González Soto, Omar Rosabal Díaz y Jorge Luís Cáceres. Están recluidos en la prisión de Valle Grande, esperando juicio.

POCA PARTICIPACION
Santa Clara.- Las asambleas para elegir a los candidatos del Poder Popular (gobierno) en las circunscripciones y municipios de la isla, apenas cuentan con asistencias mínimas que, en muchas ocasiones, impiden la celebración de las reuniones . El periodista independiente José Guillén informa que en el poblado de Jiquí, en el municipio Santo Domingo, la asamblea para elegir al delegado fue suspendida por la poca participación de los habitantes.  En los municipios de Trinidad, Placetas, Fomento y Vueltas, la participación apenas alcanzó el 27 %, según indicó un funcionario del Poder Popular provincial. En Ciudad de La Habana, decenas de opositores y disidentes se han presentado en las elecciones y no han sido admitidos por los colegios electorales. Para ser elegido diputado o delegado territorial del Poder Popular, los aspirantes tienen que pertenecer al partido comunista o ser miembros de las Fuerzas Armadas.